fbpx Saltar al contenido

Fotografía corporativa: La confianza comienza en tu oficina

La confianza. Siempre la confianza. Para una empresa, lo más importante es crear ese halo de seguridad a su alrededor que infunda en el cliente un estado sosegado de protección. Cubrir una necesidad es una responsabilidad para cualquier empresario. Aún lo es más ganarse la confianza del cliente potencial. Por ello, el servicio debe estar construido con vistas al crecimiento, lo que implica crear una imagen de marca que refleje una filosofía de éxito. La tranquilidad comienza desde la primera impresión, eso significa que una buena imagen corporativa empujará a tu próximo cliente a contratar tus servicios.

Ya son muchas las empresas que han confiado en nuestros fotógrafos corporativos para presentarse ante el público de la Web. La mayor parte de la población española busca soluciones a sus necesidades en las redes sociales. Eso hace que el plan de marketing para promocionar tu empresa se convierta en un punto destacado de tu proyecto de desarrollo. En él, la imagen cobrará un protagonismo que atraerá la atención de todos y redirigirá sus miradas hacia la información expuesta en la promoción. Es el gancho perfecto para destacar el buen gusto, la seriedad y la diligencia. De esta manera, tu labor empresarial queda plasmada a través del ojo de nuestros expertos fotógrafos de empresa, tal y como hicieron en Wylma Blein. ¿La meta? Obtener captaciones y conservar la fidelidad.

La importancia del ambiente en la firma de contratos

Cuando deseas que tus oficinas sean el punto de atención para destacar tu marca, el interior cuenta tanto como el exterior. La apariencia siempre es un factor a tener en consideración cuando se habla de presencia y saber estar. El bienestar comienza en la intimidad. A menudo, las personas se ven obligadas a dejarlo atrás para cumplir con sus obligaciones. Por eso, entrar en una empresa y reencontrarse con la armonía, puede ser un punto a favor para tu negocio. El grupo profesional de Wylma Blein sabía desde el principio que una atmósfera cuidada y luminosa podía propiciar una mejor relación con sus clientes. Y es que darles un respiro del ruido en un ambiente diáfano siempre es buena idea para calmar los nervios antes de firmar un acuerdo.

Queda claro que la cara de una empresa son sus oficinas. Su identidad debe quedar inserta en su rostro. Por eso en Wylma Blein optaron por rehabilitar un local antiguo e infundirle ese carácter fresco y vanguardista tan suyo. La personalidad es un plus que humaniza la profesionalidad y acerca los intereses de las partes participantes en un trato. Así, la decoración de interior toma el poder a nivel físico y a nivel psicológico. El resultado de su plan de acción determinará al ambiente reinante durante las reuniones. Es decir, las emociones también cuentan, y si pueden mantenerse equilibradas, las transacciones serán menos complicadas. Por ejemplo, en este espacio abierto a la luz, W. Blein cotejó los gustos actuales para ofrecer la combinación ganadora: Lo industrial unido a la tradición. Una vertiente del diseño cada vez más común en los espacios de oficina que destacan por su sofisticación.

Un interiorismo de revista

La decoración puede aliviar el alma y animar a las decisiones. Por ese motivo, Wylma Blein confió en el buen criterio del estudio de interiorismo y arquitectura de Drõm Living. Con su característica forma de construir espacios decisivos, el equipo proyectó un plan de trabajo que llegó a transformar la devastación del tiempo en calidez. La amplitud y la luminosidad fueron las guías para desarrollar este ambiente vital. Para reforzar su estima histórica, mantuvieron las vigas del techo y el ladrillo visto de las paredes. Además, dieron voz a la madera para acomodar el metal sin extremismos.

Llamemos vintage a esa esencia que se traduce de los elementos más tradicionales. Puede que el diseño resultante tenga una clara influencia industrial, pero los materiales nobles pueblan los espacios abrazando cada escena. El blanco, como era de esperar, aparece como tonalidad predominante para dar su sitio a la luz. Su reflexión ayuda a nuestro fotógrafo de interiores a captar la simplicidad de las líneas y las perspectivas. A eso le podemos sumar los detalles en mármol, la presencia del vidrio y la suntuosidad del mosaico hidráulico. Como resultado, obtenemos el esquema perfecto de un diseño hecho a medida.

La mejor imagen corporativa

Una vez acabó la reforma de las oficinas en Wylma Blein, el equipo confió su renovación a Fotointeriores para que elaborásemos un plan de visualización. Nuestras imágenes jugaron con su carácter diáfano y la linealidad de sus geometrías. Un fotógrafo de arquitectura busca enaltecer los espacios de empresa usando la luz como referente. Esa es la razón por la que la madera funciona como refuerzo, sosteniendo el conjunto y elevándolo desde el suelo hasta el techo. Su presencia estimula la imaginación de los blancos y sacraliza el espacio a partir de la iluminación.

Espacios como este merecen especial atención a la hora de concretar el tipo de publicidad que visionará el usuario de a pie en las redes. Nuestras imágenes son la guinda de la elegancia en una exposición mediática. De nuevo, formulamos la receta del triunfo con nuestro reportaje. Esperamos seguir haciéndolo, como mínimo, durante diez años más. Estamos aquí para llevar a tu negocio la oportunidad de llegar más lejos y de ser más accesibles que nunca. Porque la mejor imagen es la de una empresa que se toma en serio desde el principio todo lo que se propone. Dejar tu impronta en el recuerdo de tu cliente potencial es nuestro cometido, y lo llevamos a cabo con la seguridad que da la experiencia.
Esperamos tu contacto.

Redacción: Adela M. Sevilla
Fotografías: Equipo de Fotointeriores