fbpx Saltar al contenido

Geometría minimalista: La nueva cara del Hotel Brick

Un proyecto fotográfico de calidad siempre tiene dos buenas razones de ser para una empresa: Conectar con su público objetivo y vender. Con la llegada de Internet y la desenfrenada evolución del marketing digital, se hace más necesario que nunca contar con una buena imagen corporativa. Un claro ejemplo de ello son los hoteles. Como ya sabemos, la mayoría de los huéspedes buscan su habitación ideal por una noche a través de las redes sociales y de la Web. Por esa razón, es tan importante saber diferenciarse del resto en medio de la oferta que masifica hoy el mercado. Así pues, la presencia digital es una de las primeras estrategias a resolver para posicionar un hotel en el ranking de los mejores.

Para mantener la ocupación al 100% y ser una competencia inalcanzable, lo mejor es renovar la tirada de imágenes promocionales varias veces al año. De esta manera, el futuro huésped sabrá que ha elegido un establecimiento que se preocupa siempre por ofrecer el mejor servicio, no solo cuando toca. Hay una gran variedad de motivos por lo que un hotel puede necesitar una renovación de imagen a nivel promocional. Puede deberse a un cambio estacional, a una promoción, a una fiesta nacional o a una modificación estructural. Sea como sea, siempre hay un buen motivo para renovar la estrategia visual de un hotel. El resultado de dicha actualización resulta favorable a nivel de negocio en todas las ocasiones. Siguiendo este consejo, el Hotel Brick pidió a Fotointeriores que elaborase un nuevo book promocional a su establecimiento. Había que presentar al público las nuevas mejoras tras la rehabilitación de las instalaciones. ¿Quién mejor para hacerlo que uno de nuestros fotógrafos de hoteles?

Una recepción impactante y equilibrada

El equipo directivo del Hotel Brick sabe perfectamente que una renovación en el momento indicado, es una solución para legitimar la fidelidad de sus clientes. Por eso, el pasado año se puso manos a la obra con la intención de revitalizar su aspecto. Ya a principios del 2019 iniciaba sus funciones con esta nueva apariencia que le ha supuesto muchas felicitaciones por parte de sus habituales. Ubicado en la Gran Vía de les Corts Catalanes, en el distrito de Sants-Montjuïc, este establecimiento hotelero destaca hoy en día por su aire desenfadado y su carácter minimalista. Fotointeriores estuvo allí con uno de sus fotógrafos de interiores para relatar con imágenes la mejora de sus instalaciones.

El minimalismo siempre se ha caracterizado por la belleza de su simplicidad, por sus sencillas formas geométricas y por la amplitud de sus espacios. Define un interior que ofrece lo justo y necesario sin olvidar las líneas curvas y las tonalidades neutras. El fruto de estas uniones determina un espacio equilibrado lleno de armonía. Sin embargo, el color no debería ser inconveniente para un estilo de interior que tiene tan clara la calidad de vida. Si bien es cierto que el minimalismo se apoya en colores de gamas suaves, a excepción del negro, crear nuevos conceptos a partir de su línea supondría una evolución. Y eso es justo lo que ha pretendido el Hotel Brick al alternar sus plásticos, laqueados, aceros y maderas con las geometrías rojas de su recepción.

Blancos y armonía: Habitaciones del Brick

También se pueden renovar los estilos y crear tendencias a partir de una línea decorativa. El minimalismo es una vertiente agradecida y con buen talante a la hora de aceptar crear nuevas opciones visuales. Añadir color a su calma amplía su visión de paz y genera un nuevo mensaje de alegría y vitalidad. Por lo que tomarse la licencia de añadir algún tono inesperado puede desencadenar un éxito repentino. A pesar de su valentía en recepción, su nuevo aspecto sigue creyendo en la esencia de un minimalismo tradicional. Sus habitaciones siguen compartiendo con los huéspedes ese aire funcional y simplista que asegura un descanso sin interrupciones.

La luz natural y la madera siguen siendo la guía de estilo, delimitando espacios para calmar la mente. Su sobriedad encaja a la perfección con la aparición de alguna tonalidad oscura en su versión más neutra. Su color estrella, el negro, característica propia de esta tendencia, genera volúmenes y se hace responsable de los equilibrios. Nuestro fotógrafo de empresa busca en las habitaciones los puntos más favorecedores para destacar las distintas perspectivas. No se le escapan los contrastes. Sin duda, los blancos son más blancos que nunca. Para crear un ambiente relajado, una única luz artificial de tonalidad anaranjada se suspende sobre el cabecero de la cama. Así la almohada se viste de crepúsculo y con un toque mágico permite conciliar el sueño con mayor facilidad.

La filosofía del descanso

Se ha demostrado que los espacios minimalistas colaboran a mejorar la salud de nuestro sueño. Dormir en un ambiente amplio, ordenado y funcional permite a nuestro cerebro descansar sin obstáculos que puedan interferir en su calma mental. Por ese motivo, la figura de un profesional interiorista es elemental a la hora de construir espacios y rehabilitar estancias en un hotel. Todo tiene su técnica. Eso explica, por ejemplo, por qué la cama siempre se coloca de manera estratégica para controlar desde el cabecero la entrada y salida de la habitación. La estructura de una estancia, así como la distribución de sus muebles nunca es casualidad.

Los pequeños detalles siempre cuentan una historia, por eso nuestros fotógrafos de empresa procuran estudiar cada proyecto teniendo en cuenta hasta el más mínimo detalle. No pasan desapercibidos los toques de atención. Así, una recepción puede hablar de calma y vida a través del rojo sin perder el orden de su tendencia. E igualmente, una habitación puede revitalizar su orden siendo fiel a su estilo predominante. Fotointeriores destila todas las esencias de un espacio y las traduce en fotografías para dar a conocer la buena imagen de un establecimiento y destacar su filosofía estética. Cada lugar es único e irremplazable. Definimos los espacios como experiencias de vida que merecen ser contadas con un lenguaje visual cuidado, como en un buen relato. ¿Te animas a contar la historia de tu hotel?

Redacción: Adela M. Sevilla

Fotografías: Equipo de Fotointeriores