fbpx Saltar al contenido

Sitges luminosa: Del interior al exterior y viceversa

Cuando dos arquitectos hablan de luz, es seguro que uno de ellos terminará nombrando a Barcelona. Esa es una realidad que nadie puede discutir. Aunque esta capital es solo la punta del iceberg. Todo el litoral catalán disfruta de una excepcional luz natural que hace especial a esta zona geográfica en términos arquitectónicos. El brillo, la luminosidad y la cadencia del color de la mañana y la tarde, tienen una magia que nunca pasa desapercibida para el visitante. Los efectos atmosféricos pueden llegar a ser espectaculares a nivel visual y sensorial. Tener la oportunidad de convertir esa realidad en parte de lo cotidiano es una suerte que pocas personas pueden permitirse.

Fotointeriores ha tenido la fortuna de conocer uno de esas casas que cumplen con la ideada expectativa de vida llena de luz dorada. En esta ocasión, os presentamos una vivienda que resuelve el gusto por los lujos tradicionales y los puntos de guía contemporáneos. Su actual propietario ya disfruta de una vida llena de responsabilidad que compagina a la perfección con el aire de desconexión de la playa. A unos pasos de la orilla del Mediterráneo, frente al paseo marítimo de la Playa de San Sebastián, nos encontramos con esta preciosa casa. Ubicada en la localidad de Sitges, en Barcelona, cuenta con un espacio habitable de 300 metros cuadrados completamente reformados.

Un salón abierto al paseo marítimo

La vida siempre puede ser mejor si tu casa está a la vuelta de la esquina iluminada por el brillo de la costa catalana. Hay quien tiene la posibilidad de vivir un eterno verano en lugares que para la mayoría significan una visita corta e inolvidable. Hoy podemos analizar esta vivienda de playa llena de tradiciones y detalles urbanos que el interiorista Luis Sanandrés actualizó el pasado año 2017-2018. El diseñador concibió la rehabilitación de esta finca catalogada como un proyecto que respeta las estructuras primitivas y da vigor a sus espacios originales. El concepto abierto se expande por dentro, desde dentro y hacia fuera. La amplitud domina las dependencias que se abren al exterior buscando la panorámica alrededor y la luz del día.

La casa fue actualizada conservando su identidad nonagenaria y proponiendo soluciones contemporáneas. Con algún que otro toque moderno, sin perder ese gusto ecléctico tan de moda, la vivienda se presenta sin timidez ante nuestro fotógrafo de interiores. La ejecución del experto interiorista resume una combinación equilibrada de color y tonalidades neutras. Los espacios se definen por sí mismo a través del mobiliario y de los materiales con los que está constituido. Destacan la madera, como elemento noble, el cristal y las fibras naturales en los tejidos. Los suelos unen los distintos ámbitos creando sensación de planta abierta, y deslumbran con su gres porcelánico color miel que imita la madera de arce.

Tradición y contemporaneidad unidas en armonía

Esta vivienda atesora un signo de distinción que el tiempo ha dejado en el pasado, aunque los interioristas se afanan por recuperarlo e integrarlo. Cuando se tiene entre manos el proyecto de una casa registrada como inmueble de valor cultural, siempre es mejor rehabilitar que empezar de cero. Sanandrés se preocupó por respetar las estructuras originales de la vivienda, dando especial protagonismo a los techos de la planta baja. Con su decisión y la labor de su equipo, recuperaron un elemento arquitectónico del modernismo catalán que se ha convertido en todo un clásico.

La tradición se mueve por esta bóveda catalana que construye el cerramiento con arcos de ladrillo grueso. La iluminación incide en sus formas creando sombras leves que deambulan por los suelos de porcelana. Este efecto acompañó a nuestro fotógrafo de empresa y dio al reportaje fotográfico un cariz de hogar que enamora a primera vista. Completando el cerramiento, algunas paredes se uniforman de ladrillo visto creando un aspecto vintage que engalana el interior de la vivienda. La variedad de colores vivos le da un toque de contradicción a los espacios. El conjunto queda atenuado con la aparición de elementos rústicos y tejidos como el lino y el rattan.

Ventanas que respiran naturaleza

Las ventanas y puertas de acceso al porche son el pulmón de la casa y el corazón de su simetría lumínica. Tanto el sol como el verde natural entran a través de sus cristales abriendo el espacio hacia el exterior. Así, el blanco mate que recubre la cocina se amplifica durante el día y se enfría en la oscuridad por la noche. Con grandes ventanas que simulan paredes a media cintura y puertas correderas que dan salida desde el comedor, la vivienda se acomoda en el terreno. Si de nuevo volvemos la vista atrás, descubriremos un toque más de tradición en el pavimento cerámico de la cocina. Con él, continuamos el recorrido hasta la primera planta.

La escalera de esta propiedad es en sí misma un elemento estético y funcional. Su tendencia contemporánea infunde carácter en la planta baja. Construida a medida a base de vidrio y forja, aprovecha el espacio y sube hasta encontrarse con unos increíbles suelos de roble europeo. Desde el pasillo, se accede a esta habitación, donde una vez más las ventanas suman calidad de vida a la estancia. La casa, en su totalidad, invita a pasear por ella. El ambiente juega con la armonía. Nuestro fotógrafo de arquitectura captó con su equipo todos esos detalles que se escapan a la vista y que superan expectativas. El resultado es un reportaje visual exquisito al nivel del talento profesional del interiorista que actualizó la vivienda.

Después de este proyecto, tu casa nos espera. Allá donde estés, acudiremos. Contáctanos e infórmate. Somos la imagen de tu futura venta.

Redacción: Adela M. Sevilla
Fotografías: Equipo de Fotointeriores