fbpx Saltar al contenido

Una casa de ensueño frente al mar

Noviembre ya está aquí. Quedan lejos los meses de verano. La depresión postvacacional también va disminuyendo y el rol cotidiano vuelve a convertirse en nuestro pan de cada día. Reanudar una vida laboral nunca resulta fácil después de unas vacaciones, sobre todo si la desconexión fue total. Para esas personas que, por naturaleza, jamás renuncian a los placeres de la época estival, esta casa puede ser la perfecta alternativa. La mayoría vuelve a la ciudad tras un merecido periodo de descanso, pero, ¿y si no fuera necesario abandonar el placer de una vida sana? Saber disfrutar del tiempo de ocio es tan importante como saber trabajar.

Hoy en día, las responsabilidades profesionales absorben gran parte de nuestro tiempo en familia. Por eso, descansar con frecuencia es un requisito mínimo para un estilo de vida saludable. Esta filosofía puede formar parte de tu ciclo semanal. Es evidente que debes atender tus obligaciones, aunque el fin de semana debería ser un oasis obligatorio para tu relax mental. Una escapada de vez en cuando nunca viene mal, y si es a un lugar donde poder respirar aire fresco, mucho mejor. Algunos creen que tras el verano las playas cierran o desaparecen, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que el periodo otoñal atrae hasta la orilla a todos los que desean cuidar de su armonía interior. Y nada mejor para la paz personal que convivir con los que más quieres en una casa de ensueño con vistas al mar.

Una fachada con presencia

A mediados del siglo pasado la arquitectura comenzó a despuntar hacia estilos cada vez más alejados de los cánones de belleza estipulados por el tiempo. Los clasicismos dieron paso a nuevas libertades geométricas. La versatilidad de los materiales, expuestos a los cambios atmosféricos, amplió el concepto de lo moderno y dio paso a los movimientos arquitectónicos contemporáneos. Las nuevas tendencias han continuado evolucionando desde los grandes maestros, como Le Corbusier o Mies van der Rohe. Estos grandes nombres han dejado una impronta en el espíritu arquitectónico mundial. Su influencia ha permitido que las nuevas estructuras del s.XXI se presenten con fuerza y seguridad, siempre desde una perspectiva vanguardista.

Esta vivienda a pie de playa es la imagen ideal para ejemplificar el concepto actual de arquitectura. Se trata de una construcción unifamiliar que se alza en varias alturas con un fuerte carácter industrial. Inserta en el gusto urbano, propio de las grandes urbes, sus vistas atraviesan un paraíso oceánico. Este edificio se plantea como un galimatías visual fácil de resolver. Tiene un atractivo estructural suntuoso que brilla bajo el objetivo de nuestro fotógrafo de arquitectura. Unos ángulos desorbitados se pronuncian hasta alcanzar su cúspide en un techo geométrico. Las líneas se alargan, el cristal se impone como elemento de transición y los interiores se abren al entorno que rodea a la casa. Todo un lujo de formas que fusiona la naturalidad del espacio costero con la formula de bienestar urbana.

Interiores geométricos: Madera, metal y cristal

En el interior de esta casa la belleza de las formas se concive como la unión entre las luces y las sombras. El espacio y su amplitud llenan de aire las dependencias. La madera se extiende sobre un marco de cristal y metal para dar cobertura a un cerramiento que se expone a las vistas. Mientras, el espacio entre las estancias se plantea como un pasillo descubierto que viaja entre dimensiones. En su camino, se alza el siguiente piso sobre escaleras abiertas a una caída libre imposible. Con un talante minimalista y una actitud contemporánea, el cristal predomina, el metal une y la madera germina desde el suelo sobre el mobiliario.

El concepto abierto de este proyecto arquitectónico hace que la propiedad se expanda en todas las direcciones, desde el interior y desde el exterior. Las transparencias del cristal introducen la mirada de la vegetación en todas las habitaciones. Esta conexión con el medio permite a la madera mimetizarse con los reflejos y expandir su continuidad visual. El metal se une a su propagación y rodea los perímetros marcando los ángulos y creando líneas en perspectiva. Así surgen las geometrias que nuestro fotógrafo de interiores capta buscando los límites de los efectos lumínicos. Se trata de un interior con una elegancia muy particular que procede directamente de esa evolución contemporánea tan aplaudida por las publicaciones espcializadas. Vista desde fuera, la propiedad llama a la mirada de los curiosos que sueñan con la oportunidad de vivir una vida plena llena de comodidades.

La simplicidad del minimalismo contemporáneo

La funcionalidad y la limpieza visual se han convertido en dos aspectos fundamentales de los proyectos de interior. Se acabaron los clasicismos excesivos, los clichés setenteros y el horror vacui. Ahora, las estancias de una vivienda se distribuyen siguiendo el roll de la inteligencia emocional, que busca el equilibrio del todo. Los estilos contemporáneos toman sus influencias de las tendencias europeas del s.XX. En concreto, el minimalismo nórdico es uno de los movimientos con más autoridad en el campo de la decoración de los últimos años. Su concepto filosófico y su capacidad para adaptar tradición, bienestar y confort le han posicionado como el estilo más demandado y aconsejado por los profesionales.

Es una tendencia que valora la amplitud y desecha lo innecesario. El minimalismo busca dar carácter a la sencillez. Procura espacios luminosos y se afana por aprovechar las materias primas de la naturaleza. Su mayor valor es su disposición a la fusión. Permite encontrar la simetría bajo el influjo de cualquier tendencia. Se desarrolla como una mejora de vida que permite la evolución de otros estilos. Así, aparecen interiores como este, donde la influencia contemporánea se hace notar en el paraíso de sueño que ha creado con su panorámica de cristal. En torno a la cama, un concepto minimalista se hace cargo de la escena. La imagen de nuestro fotógrafo de empresa reflexiona sobre el contraste y la proporción de su belleza. El resultado de la combinación es un oasis de paz y sosiego con todas las comodidades. Un hogar eternamente de vacaciones que siempre mira al mar.

Espacios como este se merecen una mirada experta que los descubra. Por ello, Fotointeriores te ofrece llevar a cabo el mejor reportaje fotográfico. Esperamos tu contacto.

Redacción: Adela M. Sevilla
Fotografías: Equipo de Fotointeriores